Menu
Blog

¿Qué es el amor?

¿Qué entendemos por Amor?, es esa idea vaga de estar enamorados o es eso que siente la madre por el hijo y viceversa?, lo que siento por mi familia y amigos? 

Desde niños tenemos ya una percepción del amor. Al principio lo sentimos por nuestra madre en el vientre, su alimento, el líquido amniótico que me protege, ese calor que me arrulla es para mi amor. 

Luego, llegamos al mundo, la protección de mis padres, el alimento de mi madre y su atención me dan señal de amor. 

Desde ahí ya vamos entendiendo cómo es esto… Si yo hago “algo”, recibo atención, protección y alimento y de esa forma entiendo que me aman. A medida que vamos creciendo, ya sabemos que el nivel de atención de mis padres, amigos y familiares me da el nivel de amor que ellos sienten por mí y viceversa.

Cuando somos grandes, las relaciones de pareja ponen a prueba nuestra percepción del amor, que es para mí y que es para ti y luego vemos como eso juega con nosotros dos y con la posibilidad de tener una relación y de experimentar otra clase de amor. 

Esa idea del Amor me define a mí, qué tipo de relación quiero, qué tipo de relación tengo yo conmigo (amor propio) y a que estoy dispuesto o dispuesta. Es allí donde nuestros más profundos miedos salen a la luz, mis inseguridades, mis necesidades de atención y mis expectativas. 

Si yo no atiendo mis propias necesidades, si no me comprendo, no podré hacerlo con el otro, por que no sé que tengo para dar, entonces tampoco sé que puedo recibir y ahí la relación nunca estará en equilibrio.

 Para estar en balance hay que dar y recibir en proporción. Pero antes de hacer esto, debo tener claro que soy, que tengo para ofrecer y que quiero para mí.

Luego de entenderme a mí, podré darle atención al otro, atención de calidad, no de cantidad; cuando me respeto a mi puedo darle respeto real al otro, no miedo vestido de respeto y protección. 

Según estudios realizados, el amor simplemente llega, nosotros tomamos la decisión de enamorarnos, de entregarnos y de confiar. Y simplemente, sin saber bien qué entiende el otro por amor, yo me entrego y lo siento en las entrañas, es tan profundo y sutil que no se puede explicar. 

No se explica lo que se siente por el otro, por el hijo o las mascotas  o lo que se siente en la oración profunda, solo se vive. 

Lo realmente importante acá es si estamos dispuestos a amar y ser amados, así tal cual, con confianza, dando y recibiendo en equilibrio, sin condicionamientos, en paz y en libertad, sólo con la certeza de que es real, entendiendo que acá estamos todos con miedos, pero nos ayudamos con las cargas entre todos. 

Se siente amor por la pareja, los amigos, los hermanos, los padres, las mascotas, el cielo azul, la labor diaria y el universo, todos son diferentes, pero al final, son Amor

El amor no se cuantifica, no se calcula, decidimos abrirnos a él. Al final, siempre debo empezar por el principio, siento mucho amor por mí, por mi proceso y mi camino, por lo que era y lo que ahora soy y en lo que me estoy convirtiendo. Así ya tengo algo que dar, para recibir en equilibrio.  

Rosana Cotes About Author

Hola, soy Rosana, terapeuta ayurveda por misión y pasión. Toda mi vida he buscado mi bienestar y permanecer siempre en armonía con la naturaleza. Para esto he tenido que entender mi esencia desde la conciencia y entender este camino se sólo se logra escuchando-ME. En Mahat Ayurveda trabajamos en nuestra evolución para poder ayudarte a ti en tu propia evolución, sigamos el camino!