fbpx

La Nutrición y los 5 Sentidos

Nuestro cuerpo y nuestra mente no sólo se sustentan con los alimentos que ingerimos. Todo lo que vemos, escuchamos, palpamos, comemos y olemos ingresa a nuestro sistema y alimenta nuestro cuerpo, nuestras ideas, nuestras forma de ver y entender nuestra existencia.

Nuestros 5 sentidos, no sólo están ahí para permitirnos la comunicación y la movilidad en nuestra vida, ellos son nuestro canal hacia lo exterior, a través de ellos ingresamos y digerimos sustancias, ideas, imágenes, olores y demás sensaciones que van construyendo lo que somos hoy.

Es por esto que seleccionar muy bien cómo nos relacionamos, con quien, qué vemos, qué comemos, qué tocamos o nos untamos en nuestra piel, qué música o programas queremos escuchar, determinan en gran medida que clase de seres humanos estamos construyendo.

Todo lo que vemos, escuchamos, palpamos, comemos y olemos ingresa a nuestro sistema y alimenta nuestro cuerpo, nuestras ideas, nuestras forma de ver y entender nuestra existencia.

A través del sentido del olfato, identificamos si nuestros alimentos están frescos o si están a punto de cocción, este sentido según Ayurveda nos conecta con la tierra (uno de los 5 elementos) y esta relación está dada en la medida en que a través de la nariz, las partículas aromáticas que emite la tierra y que están dispersas en el aire llegan al cerebro para su interpretación. Así mismo, el órgano de nuestro cuerpo asociado al olfato es el colón, ya que por medio de este, el cuerpo desecha los restos sólidos de los alimentos, regulando el contenido de tierra en nuestro cuerpo. Es por esto, que cuando el elemento tierra está desequilibrado en nuestro cuerpo, es decir está en exceso o en deficiencia, nuestro sentido del olfato y el funcionamiento del colón se ven directamente afectados.

El olfato es el único sentido que nos permite viajar en el tiempo, recordando momentos, lugares y personas por medio del registro que su aroma dejó en nuestra mente.

Nuestro sentido del gusto, nos permite disfrutar de los alimentos, es el responsable de la salivación, fundamental para iniciar el proceso de digestión, para mantener húmeda la cavidad bucal y proteger nuestros dientes. El sentido del gusto está directamente asociado al elemento agua, que en nuestro cuerpo se representa por todos los fluidos vitales para nuestro correcto funcionamiento. El órgano asociado es la uretra, por medio de la cual evacuamos la orina y mantenemos en equilibrio del nivel de agua en nuestro organismo. Cuando el agua está en desequilibrio, esto afecta directamente nuestro sentido del gusto y el correcto funcionamiento de nuestro sistema reproductor y de evacuación de orina.

shutterstock_421155064

El sentido de la vista nos permite digerir las imágenes que constantemente pasan frente a nuestros ojos, nos permite registrar nuestro día a día y almacenarlos en recuerdos. A través de nuestros ojos es que vemos y entendemos el mundo, es a través  de ellos que la comunicación no verbal cobra vida. El elemento asociado a la vista es el fuego y este nos da la luz necesaria para ver, guiarnos en el camino y por medio de su poder, digerir lo que vemos. Asociado a la vista y a nuestros ojos están los pies, listos para recorrer y disfrutar el camino que los ojos nos permiten ver. Cuando el fuego está en desequilibrio nuestros ojos se ven afectados, se incrementa su temperatura enrojeciéndolos o se reduce su poder afectando su correcto funcionamiento.

Asociado a la vista y a nuestros ojos están los pies, listos para recorrer y disfrutar el camino que los ojos nos permiten ver

Con el sentido del tacto, sentimos lo tangible y lo in-tangible. Por medio de las manos amamos, damos y recibimos, ponemos o quitamos límites, podemos sostener, llevar y cargar. El órgano asociado es la piel, a través de la cual sentimos el aire, así no podamos verlo. Por medio de la piel nutrimos nuestro cuerpo, todo lo que ingresa por nuestro poros va directamente al torrente sanguíneo. Su cuidado es vital, ya que como es por dentro, es por fuera, por esto, nuestra piel refleja cómo está todo nuestro sistema y en general nuestra salud. El sentido del tacto y la piel están asociados al poder del movimiento y cualidad del elemento aire. Si el aire se perturba, el movimiento en nuestro cuerpo también se perturba.

Por último tenemos el sentido de la audición, el cual nos permite disfrutar de la infinidad de sonidos del universo, de vibrar y escuchar. El órgano asociado son las cuerdas vocales, las cuales nos permiten comunicarnos. El elemento asociado es el éter, el cual rige la comunicación que nos permite intercambiar palabras, información y silencio. Con la audición y el habla tenemos la posibilidad de expresar lo que sentimos y de escuchar lo que otros realmente sienten. Si el éter en nuestro cuerpo se desequilibra, nuestra capacidad de escucha y de habla se afectan directamente.

Pensamiento”, “Palabra” y “Obra” – Pensamiento para crear, Palabra para decretar y Obra para concretar.

La conjunción de todos nuestros sentidos permiten el completo desarrollo de la ley divina de “Pensamiento”, “Palabra” y “Obra” – Pensamiento para crear, Palabra para decretar y Obra para concretar. A través de nuestra capacidad de observación y de escucha, identificamos nuestros pensamientos, los expresamos a través del habla y luego los ponemos en acción a través de nuestro movimiento, nuestro poder de sostener, liderar y avanzar en la vida. 

Entender esta y todas las conexiones entre nuestro sistema, nuestros pensamientos, sentimientos, emociones y contexto y planeta, contribuyen a una mayor compresión de lo que somos y de todo nuestro poder creador. 

Respeta y valora cada uno de tus sentidos, poténcialos y disfruta de tu experiencia!

Latest Stories

Search stories by typing keyword and hit enter to begin searching.